Afeitado diario – Cómo prevenir la irritación y los granos

Matt Bomer

El afeitado diario no es como en los anuncios de televisión, donde el protagonista se queda con una cara suave y saludable después de pasarse la maquinilla. La mayoría de hombres experimentan enrojecimiento, granos o irritación tras el afeitado.

A pesar de que a veces no se puede hacer nada para prevenir estos problemas, dado que la piel sigue sus propio camino, lo cierto es que un alto porcentaje de enrojecimiento, irritación, así como los granos post-afeitado se pueden evitar tomando una serie de precauciones muy sencillas.

Limpia bien tu maquinilla después de afeitarte para retirar completamente los restos de pelos y gel o espuma que quedan atrapados entre las cuchillas. Métela bajo el grifo e introduce algún objeto fino, como un mondadientes, en el caso de que haya acumulaciones resistentes. Esto previene las rojeces dado que estas suelen aparecer cuando estos restos se quedan entre las cuchillas, haciendo que estas tiren del vello en lugar de cortarlo. Después, rocía las cuchillas con alcohol para desinfectarlas y matar las bacterias que puedan haber, las cuales pueden causarnos infecciones en el siguiente afeitado.

Sin embargo, los granos y los enrojecimientos de piel no sólo los causan las maquinillas, sino que los hombres que utilizan tijeras o afeitadoras eléctricas tampoco están libres de estos incómodos efectos secundarios. En este caso, trata también de mantener limpias y desinfectadas ambas herramientas y, si aún así continúan apareciendo, hazte con un producto astringente para matar los gérmenes y evitar que invadan tus poros, como por ejemplo, este tónico de Kiehl’s.

Loción astringente de Kiehl's

Para terminar, no olvides nunca revisar los ingredientes de los productos del afeitado o, mejor aún, monitorizar sus efectos sobre tu piel, para determinar si incluye algo que te podría estar causando reacciones alérgicas. Si sospechas que se debe al after shave por ejemplo, retíralo o sustítuyelo de inmediato para ver si la irritación se detiene. Es una labor un tanto detectivesca, pero que tiene la recompensa de una piel que se acercará bastante más a lo que aparece en los anuncios de maquinillas de afeitar.


Escribe un comentario