Aceite de jojoba para curar los vellos encarnados

Lee Pace

Los vellos encarnados son una de las consecuencias más molestas del afeitado. Se trata de pelos que crecen dentro de la piel, provocando que la zona luzca enrojecida e inflamada, algo que no es plato de buen gusto para ningún hombre que se preocupe mínimamente por su imagen.

Disponer de productos para el afeitado (crema de afeitar y after-shave) de calidad es de gran ayuda a la hora de prevenir su aparición, así como el empleo de maquinillas de afeitar clásicas en lugar de las de varias hojas, pues aplican menos presión sobre la piel. Pese a ello, los vellos encarnados pueden seguir apareciendo, ya que existen zonas del rostro o el cuello proclives a generar estos pelos atrapados dentro del folículo.

Por eso es importante contar con un plan de emergencia eficaz que ayude a curar los vellos encarnados en el caso de que las medidas de prevención no funcionen de la manera esperada. Si les damos tiempo, tienden a curarse de manera natural, pero cuando tenemos una cita importante o una entrevista de trabajo, hay que procurar presentarse con una piel en el mejor estado posible, sobre todo la del cuello y rostro.

Aceite de jojoba

Aplicado la noche antes, el aceite de jojoba ayuda a acelerar la curación de los vellos encarnados de una manera casi milagrosa. No en vano, lleva siendo empleado por los nativos americanos para cuidar su piel desde la antigüedad. Su secreto se halla en que equilibra la grasa de la piel gracias a sus aceites naturales, mientras que la vitamina E la protege y fortalece.

Sólido y ceroso, el aceite de jojoba se vende en frascos pequeños. Si el recipiente es grande, es probable que no sea puro, y por lo tanto no nos sirve. Puesto que no hace falta aplicar mucho (solamente unas gotas ayudándonos con la yema del dedo), un frasco de 60 ml (que cuesta unos 8 euros en Amazon) puede durar muchos meses, incluso un año, dependiendo de la tendencia a la aparición de vellos encarnados de tu piel.


Escribe un comentario