5 buenas razones para practicar Sanda

sanda

El Sanda es un deporte de combate originario de China. Situado a medio camino entre un arte marcial tradicional, pero cuya creación sería reciente, y un sencillo sistema de autodefensa, este estilo de combate más bien libre, nacido en el siglo XX, ha tardado bastante en ser conocido. Hoy en día aspira a tener un reconocimiento olímpico, el deporte estará posiblemente en los JJOO 2020. Veamos en todo caso cinco virtudes proporcionadas por el Sanda, y que hacen de él una disciplina ideal para mantenerse en forma.

1. Una disciplina muy completa

La práctica del Sanda, que se parece a una forma de boxeo con los pies y con los puños, solicita todas las partes del cuerpo. Músculos y articulaciones se despiertan y se refuerzan para el ejercicio de este deporte muy tonificante.

2. Una disciplina lúdica

A pesar de que se trate de una técnica de defensa eficaz, el Sanda presenta también un lado lúdico, gracias a la libertad del combate. La imaginación también se solicita, dando lugar a fases de combate divertidas entre dos adversarios respetuosos.

3. Un arte marcial que esculpe el cuerpo

La práctica intensa del Sanda permite el desarrollo de la masa muscular y una definición de la silueta, lo que termina en una puesta en forma general y completa de la anatomía de los practicantes.

4. Una disciplina de resistencia

El Sanda permite igualmente reforzar rápidamente la resistencia y representa un excelente ejercicio de cardiotraining.

5. Una descarga estructurada

Descargando y desprendiéndose del estrés acumulado, el Sanda enseña cómo canalizar la energía, poniéndola al servicio de unos gestos muy precisos y muy eficaces.


Escribe un comentario