Todo lo que debes arrancar, recortar y afeitar antes del primer chapuzón del año

Hombre en bañador

Pisar la playa con una capa de vello sobre el cuerpo no resulta nada elegante (además el uso de pieles está cada vez peor visto), así que toma nota acerca de todo lo que debes arrancar, recortar y afeitar antes del primer chapuzón del año.

Agarra unas pinzas de depilar y tira de los pelos de los hombros y la espalda como si no hubiera un mañana. Si tu cuerpo tiende a fabricarse abrigos naturales durante el invierno, ahorrarás mucho tiempo con una depiladora, que son como decenas de pinzas trabajando a la vez. ¿La flexibilidad no es tu principal cualidad? Entonces la mejor opción es pedir hora en un centro de depilación para que te la hagan con cera mientras mantienes tu cuerpo rígido sobre la camilla.

El vello que crece en las nalgas y el pubis no debe preocuparte a no ser que asome por fuera del bañador, creando una especie de cinturón que arruinará tu look playero. Dado que son zonas sensibles, lo mejor es pasarse una afeitadora corporal por la zona íntima a la longitud que más te guste. El resto de métodos pueden provocar picazón a medida que el vello vuelve a salir.

Ya que tienes la afeitadora corporal en la mano, aprovecha para pasártela también por las piernas, los brazos y el pecho, y si es al mismo número, mejor. Estas tres zonas es mejor que tengan un aspecto natural, por lo que todo lo que sea eliminar el vello por completo no funcionará tan bien. Para el vientre, puedes elegir entre la afeitadora corporal y la depiladora, en función de si te gusta con o sin vello. Nota: Recuerda que el espacio que hay entre la nuez y las clavículas no se considera parte del pecho. Utiliza tu maquinilla de afeitar para mantenerlo limpio.

A menudo, los hombres se recortan el vello de todo el cuerpo olvidándose de las manos y los pies. No cometas ese error si no quieres parecer un habitante de Hobbiton. Para mantener cortos los pelos que crecen en el dorso de las manos, los empeines y los dedos de manos y pies, tienes dos opciones: unas tijeras bien afiladas o de nuevo la afeitadora corporal.


Escribe un comentario